new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

 
on air
Noticias
manminnews
Noticias
Enfoque Manmin
Testimonio
 
Noticias > Enfoque Manmin
| Noticias Manmin   No. 210 | HIT 2936 | DATE 2016-04-10
 
La tentación se presenta ante las personas que no oran



Los hijos de Dios que reciben el Espíritu Santo deben orar sin cesar para que el Espíritu avive lo espiritual en ellos (1 Tesalonicenses 5:17). Solo después de recibir fortaleza espiritual a través de la oración, podrán recibir las bendiciones de la prosperidad de su alma, bienestar en todo y buena salud. Jesús, quien vino a este mundo para ser el Salvador, mostró el ejemplo de la oración. Él nos alentó diciendo: «Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil» (Mateo 26:41). Entonces, ¿cuáles son las tentaciones que enfrentan las personas que no oran?


Primero: cuando no oramos, no podemos recibir la dirección del Espíritu Santo

El Espíritu Santo guía a los creyentes para que vivan según la Palabra de Dios, la verdad (Juan 16:13). Él nos ayuda en la debilidad, intercede por nosotros con gemidos indecibles y nos capacita para vencer al mundo (Romanos 8:26). Para recibir Su ayuda, la oración es absolutamente necesaria. Solo cuando oremos el Espíritu Santo nos advertirá de tentaciones inminentes, nos dirá las maneras de evitar dichas tentaciones y nos ayudará a vencer las tentaciones aunque se interpongan en nuestro camino.

Las tentaciones se presentan ante las personas que no oran porque fracasan en distinguir la voluntad de Dios de la voluntad del hombre, son atraídos por sus deseos mundanos y sufren dificultades ya que son incapaces de vencer las tentaciones. Los deseos del mundo son los que conciben y dan a luz el pecado, y la paga del pecado es la muerte. Dios no puede proteger a las personas que siguen pecando. En la medida en que las personas han pecado, el enemigo diablo provoca tiempos de tentación y sufrimiento (Santiago 1:13-15).

Algunas personas afirman que Dios los metió en tentación aunque fue el resultado de sus propias faltas. No obstante, estos son actos que demuestran que se guarda rencor en contra de Dios y tales individuos no pueden vencer las tentaciones y no dan ningún espacio a Dios para que obre para su bien.

En su debido tiempo, el Dios de amor corrige a Sus hijos amados para que no vayan por el camino de destrucción y permite que sean tentados para que puedan arrepentirse y cambiar su camino. Cuando las personas comprenden el corazón de Dios, se arrepienten de lo malo en ellos y siguen orando con gozo y gratitud. Dios mira su fe y sin duda les responde.

Por eso es que debemos orar fervientemente todo el tiempo para recibir la dirección correcta del Espíritu Santo.


Segundo: cuando no oramos nos es difícil seguir los deseos del Espíritu Santo

Aunque conocemos la verdad y recibimos la dirección del Espíritu Santo, si no tenemos fortaleza espiritual, no podremos seguir los deseos del Espíritu Santo ni la voluntad de Dios. Por ejemplo: usted quizás ve que algunos creyentes que han asistido a la iglesia por muchos años, de repente dejan de asistir. La mayoría de veces ellos no oraron o han dejado de orar por un largo tiempo.

Cuando las dificultades llegan a sus hogares o negocios, se desalientan. Aunque saben que deben regocijarse siempre y dar gracias por todo, dado que no tienen la fortaleza espiritual para hacerlo a menudo fracasan en actuar según la verdad. Luego pueden regresar a los caminos y las cosas del mundo sin depender de Dios. Cuando llegan las tentaciones, no pueden alejarlas y poco a poco regresan a sus viejos caminos de vida.

Es difícil dejar nuestros viejos hábitos y características carnales por nuestra propia voluntad. Por esa razón necesitamos recibir la gracia y la fortaleza de Dios y la ayuda del Espíritu Santo. Entonces podremos cuidar y controlar nuestro corazón.

Satanás agita constantemente las falsedades en los pensamientos de la gente y de ese modo intenta hacer que se alejen de Dios (1 Pedro 5:8-9).

Si ustedes no se dejan persuadir por las tentaciones de Satanás, él se alejará. Si ustedes ceden aun un poco, él seguirá poniendo tentaciones frente a ustedes. Tratará de hacerlos dudar en lugar de creer en Dios, hará que sean ociosos en su vida de creyentes y causará que vayan tras el libertinaje. Por último hará que se vuelvan al mundo y que cometan pecados. Por lo tanto, los hijos de Dios deben alejar los planes malvados del enemigo diablo y Satanás al orar con diligencia para salir vencedores en el nombre de Jesucristo.

Nada es imposible para Dios, y todo se hace de acuerdo a nuestra fe, que es la ley espiritual. Por ende, sigamos velando y orando en el Señor y recibamos la gracia y el poder del Espíritu Santo, y disfrutemos de la bendición de la prosperidad de nuestra alma, el bienestar en todo y la buena salud.


back

 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch