new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

 
on air
Noticias
manminnews
Noticias
Enfoque Manmin
Testimonio
 
Noticias > Enfoque Manmin
| Noticias Manmin   No. 217 | HIT 2859 | DATE 2016-07-24
 
Saca primero la viga de tu ojo



En Mateo 7:1-5 leemos: «No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?

¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano».

Una «viga» es una pieza de una gran rama o parte del tronco de un árbol que ha sido cortado de manera que se puede utilizar para elementos estructurales de la construcción similares a un pilar.En este caso la «viga» espiritualmente significa una naturaleza pecaminosa grande en el corazón. Debemos primero sacar esta viga de nuestros ojos, solo de esta manera podremos ver a los demás con el corazón y los ojos del Señor. Además podemos ayudar a otras personas con amor, llegar a unirnos y eventualmente ingresar a la hermosa Nueva Jerusalén.



La «viga» causa que usted juzgue y mida a otras personas

Juzgar es distinguir entre lo que es correcto y lo que es incorrecto. Cuando usted «juzga» a los demás, forma una opinión acerca de ellos y, por lo general, es una negativa. Medir es suponer y asumir algo, independientemente de lo que es verdadero. Usted cree que una persona probablemente hizo algo debido a razones preconcebidas sin los hechos o verdadera comprobación.

Aquellos que juzgan y miden a los demás deben estar conscientes de que tienen «una viga en sus ojos». Si alguien posee una raíz grande de pecado y maldad en su corazón, esta persona suele revelar y sacar a la luz los defectos de otros.

Por supuesto, a veces tenemos que decirle a alguien acerca de su deficiencia para ayudarle a darse cuenta de porqué lo amamos. No obstante, si tenemos una viga en nuestros ojos, podemos señalar su maldad e incluso causarle dolor y causar que tropiece en lugar de ayudarle a que se dé cuenta.

Si usted tiene una viga de este tipo, puede que no sea consciente de ello ni capaz de darse cuenta de lo que ha hecho que está mal. A pesar de que otras personas pueden hacer que usted esté consciente de tales cosas por medio de un consejo, es posible que usted crea que esto no se aplica a su vida. Es posible que simplemente piense: Yo amo a Dios y vivo por Su Palabra. Yo tengo fe. Sin embargo, si usted tiene este tipo de viga, es probable que haya cerrado la puerta de su corazón. Entonces, no podrá descubrir sus defectos y es posible que siga juzgando y midiendo a los demás.

No obstante, si posee amor espiritual, es posible que ame a los demás, y cualquier sentimiento adverso, como el odio, no podrá surgir incluso si algunas personas actúan con arrogancia, son presumidos o hacen algo malo. Si no tiene una viga, podrá ver el buen carácter de otros, entenderlos mediante su medida de fe y orar por ellos con consideración.

Por consiguiente, debemos conocer que si vemos la paja de los demás, puede ser un indicativo de que poseamos una viga en nuestros ojos y que debemos sacarla. Entonces, los ojos de nuestro corazón se abrirán y podremos ver de manera más clara y discernir bien en espíritu y en el cuerpo (Efesios 1:18-19).


«Sacar la viga» significa arrancar la raíz de su naturaleza pecaminosa

Si usted saca las raíces grandes de la naturaleza pecaminosa de su corazón, las raíces más pequeñas desaparecerán junto con las grandes. Es como cuando la raíz de un árbol grande es retirada, sus raíces más pequeñas también salen. Por lo tanto, debe enfocar sus esfuerzos en sacar las raíces de su naturaleza pecaminosa; las raíces más difíciles de sacar. De esta manera las raicillas, naturalmente, serán retiradas. Nuevamente, sacar la viga de sus ojos, significa sacar las raíces grandes de la naturaleza pecaminosa de su corazón.

Por ejemplo: si saca la raíz grande del «odio» y la remplaza con amor, otras naturalezas pecaminosas tales como los celos o la envidia también serán arrancadas. Por lo tanto, usted no tiene que preocuparse de pensar cuándo podrá deshacerse de toda la naturaleza pecaminosa en su corazón. Si una viga que es utilizada para soportar un pilar en una construcción es removida, será destruida. De igual manera, si usted se mantiene enfocado en remover la naturaleza pecaminosa que resulta más difícil de despojarse mediante oración y ayuno intensivo, podrá cambiar de manera rápida y alcanzar el corazón del espíritu.

Luego de sacar la viga de sus ojos, ya no juzgará ni condenará a los demás. A pesar que usted vea en ellos la paja, no hablará con los demás al respecto. Podrá dar consejo con verdadero amor y luego serán tocados, reconocerán sus errores y serán renovados.

Si usted cree que cierta naturaleza pecaminosa está profundamente arraigada en su corazón, ya que ha cometido tales pecados en muchas ocasiones, debería poner más esfuerzo en deshacerse de ella. Si por alguna razón no puede continuar haciéndolo, podrá experimentar la remoción de la naturaleza pecaminosa mediante el poder del Espíritu Santo.

Imagínese un recipiente lleno de agua turbia y sucia. Mientras usted continúe colocando agua limpia en el recipiente, el agua eventualmente se hará limpia. Lo mismo se aplica al desechar la naturaleza pecaminosa. Si usted constantemente practica la verdad y el amor, la naturaleza pecaminosa será desechada de su vida y podrá alcanzar el corazón del espíritu.

Si se vierte tanto el agua sucia como el agua limpia en el agua que ya estaba limpia, el agua no se puede cambiar en agua limpia. De igual manera, si usted acepta la falsedad mientras intenta remover la naturaleza pecaminosa en su corazón, no podrá despojarse de ella.

En 1 Corintios 2:15 leemos: «En cambio, el que es espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado por nadie». Aquellos que se han despojado de la viga de sus ojos no revelan ningún tipo de maldad a los demás. Estas personas disciernen todo mediante la verdad, la Palabra de Dios, sin juzgar ni condenar sobre la base de cualquier conocimiento o pensamientos personales. Pueden discernir los asuntos de manera apropiada en el corazón de bondad y amor. Por consiguiente, pueden hacer verdaderas conclusiones y no son juzgados por nadie.

Algunas personas malvadas juzgan a los hombres de Dios por odio, pero esto proviene de su propia maldad y no tiene nada que ver con Dios (Juan 3:20). Solo Dios puede juzgarnos. Nosotros como Sus criaturas somos hacedores de la ley. Por consiguiente, si algunas personas hablan en contra del mal y juzgan la ley, simplemente están construyendo un muro de pecados contra Dios (Santiago 4:11).


back

 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch